Plus 40
Conecta

Un gran “Late Motiv”: dar placer a una mujer

Con el presente artículo y desde la línea de trabajo que llevamos desde Plus40.plus, quiero hacerte reflexionar sobre algo que, mi experiencia personal y sobre todo la del trabajo con mis clientes, se convierte en uno de los grandes “Late Motiv” para un hombre de más 40 años.

Se trata de conocer cómo hacer el amor a una mujer, especialmente, si se trata de una nueva conquista, ya que, en el caso de que sea tu pareja habitual, la comunicación y el conocimiento con ésta, deben haberte dado las claves de cómo hacerlo, a lo largo del tiempo.

Aún así, te sugiero revises ciertas pautas que a continuación recojo, porque nunca está de más, el perfeccionamiento de una metodología.

Una realidad común para los hombres de más 40 años, cuando regresan al mercado de los “singles” es la de haber perdido la confianza en cómo hacer el amor a una chica, ya que el sexo es uno de los grandes perjudicados en las relaciones de “larga distancia” y sin duda que, este aspecto ha sido uno de los grandes sacrificados en dicha relación.

Uno de los aspectos más recurrentes es creer que “tu biblia sexual” es infalible porque siempre te ha funcionado o eso has creído.

Esto se pone en entredicho, cuando compruebas que al ponerla en práctica con una nueva amante, los resultados esperados, no se producen.

La explicación es muy clara: cada mujer tiene una manera diferente de sentir el placer y tu método debe ser tan flexible y cargado de registros, como mujeres existen en la Tierra.

¡Vaya complicación, pues!

Desde luego que sí. Dar placer a una mujer no es tarea sencilla, ya que según indican algunos estudios estadísticos, existe un gran número de mujeres insatisfechas sexualmente y ello es debido, en gran parte, a la falta de destreza de sus amantes.

En este sentido y es mi opinión personal al respecto, el gran lema que todo hombre debería tener escrito a sangre y fuego, cuando se trata de dar placer a una mujer, es el de procurar a toda costa, el hacerles llegar al orgasmo.

De hecho, más allá de parecer una tarea ardua, se convierte en una labor agradecida, la cual que te posicionará delante de ellas, como algo bueno en su vida. Y eso, hazme caso, es muy interesante para ti.

Basándome en mi propia experiencia y en los criterios de diferentes profesionales de la materia, paso a continuación a detallarte, lo que a mi juicio son los “ingredientes” que no deben faltar en tu “menú” sexual con una mujer:

Utiliza tu boca.- Es curioso comprobar, como para la mayoría de mujeres, los besos y el uso de la lengua por todo su cuerpo, es el encendido de su “motor” del placer.  Sé delicado, no tengas prisa y recorre todo su cuerpo con tu boca. Desde arriba hasta abajo. Desde la cabeza a los pies. Cuando llegues a su zona más íntima, trátala con delicadeza y escucha a través de su expresión, cuanto debes ir subiendo la intensidad en la práctica del sexo oral. Si te excedes en dicha intensidad, puedes estar adelantándote demasiado y puedes empezar a generar un cierto bloqueo por su parte.

Explora todo su cuerpo.- Suele ser habitual, descubrir diferentes zonas erógenas de la mujer que tienes delante, si te tomas el tiempo para hacerlo. Es increíble la sensación compartida que ofrece dar placer en zonas especiales para esa chica o incluso, desconocidas para ella hasta ese momento. Te merece la pena convertirte por unos minutos, en un “explorador” sin mapa, intentando rescatar un “tesoro”, que no es otro que, el placer de ella. Sólo te puedo decir una cosa: si logras dicho “tesoro”, su agradecimiento no tendrá fin y eso, créeme, será muy bueno para ti. En este paso, debes incluso, olvidarte de sus pechos y de su vagina. Ya llegará ese momento más adelante.

No presiones.- Una parte muy importante para una mujer, a la hora de decidir tener relaciones sexuales con un hombre, es la de sentirse segura y confiada. Para que ello se produzca, debes olvidarte de crear un clima que le presione. Ya somos conscientes que nuestras hormonas masculinas son bastante impacientes, pero ahí está el temple y la sangre fría que un hombre de más 40 años, debe haber desarrollado con los años. No seas infantil y te comportes como un niño caprichoso. El sexo con una mujer es algo sublime, si la entrega se produce por parte de ambos. Para que ello suceda, sólo tienes que concederle el margen de que decida libremente. Te aseguro que su lívido se desatará, si comprueba que tu actitud no es desesperada por practicar sexo y que además quieres hacerlo si a ella, le apetece también.

No todo es orgasmo.- A diferencia nuestra, para la mayoría de las mujeres, las relaciones sexuales no sólo consisten en obtener un orgasmo.  Para ellas, todo el proceso es sexo y harías muy bien, comenzar a hacer el amor con una chica, siendo muy consciente de ello. Sé bien que en nuestra sexualidad masculina, el gran fin es el de eyacular, pero para ellas, no. Si quieres convertirte en un gran amante, debes equilibrar esos instintos y disfrutar de todo el contexto sexual. Caricias, juegos e imaginación, deben empezar a estar presentes en tus relaciones carnales.

No sólo uses tu pene.- Cuando has conseguido un cierto grado de comunicación con esa pareja sexual, es conveniente que le des muestras de tu interés por el grado de placer que te apetece ofrecerle. Cuando una mujer está segura de tu actitud sexual, suele estar abierta a nuevas experiencias, las cuales le elevará su grado de excitación y las ganas por mantener sexo contigo. Proponle el investigar sobre juguetes sexuales que puedan acrecentar su placer. Programa una visita, a ser posible guiada, a un sex-shop. Y sobre todo, abre tu mente al hecho de que el sexo y por lo tanto, el placer de una mujer, no sólo vive de tu pene.

Espero que estas reflexiones te sirvan para tomar conciencia en aspectos que, puedo dar fe, te ofrecen grandes resultados cuando haces el amor a una mujer.

Pedro Andreu.

Autores de plus40

Pedro Andreu y Francisco Lorenzo

Tus comentarios: