Plus 40
Conecta

EL HOMBRE QUE SUSURRABA A LOS CABALLOS… Y A LAS PERSONAS

Como ya he comentado en alguna ocasión en anteriores artículos, gran parte de la inspiración  vital que aplico a mis clientes y sobre todo, a mí mismo, la obtengo de mi relación con los animales, especialmente con los caballos.

Estos animales me han mostrado cómo debo entender mi relación con el resto de la “manada humana” y a fe que lo he aprendido. Ello me da fuerza y confianza a la hora de ayudar a mis clientes.

Puedo asegurar, a estas alturas de mi experiencia vital, que la gran parte de problemáticas que un hombre de más 40 años presenta en la actualidad, en nuestra sociedad occidental, provienen por carencias comunicativas intra y extra-personales.

Estar con caballos te enseña que para encontrar un equilibrio con el entorno que te rodea, debes presentar ante todo, actitud. Dicha actitud es uno de los grandes déficits que presentan la mayoría de hombres actuales, que no saben comunicarse consigo mismo y con el resto de personas que se cruzan en su vida.

En mi opinión, la sociedad actual ha mermado nuestra actitud a través  de los medios de comunicación, redes sociales y con la tecnología en general, lo cual ha hecho que se deje de entrenar nuestra actitud vital y casi perder nuestros criterios.

El hombre cuando sobrepasa la edad de más 40 años y tiene la responsabilidad de liderar, llega a dicha etapa sin estar forjado en ese liderazgo natural que la vida exige para encontrar su lugar en el mundo.

La relación con las mujeres, la relación con los hijos y familia en general, la relación con los jefes y compañeros de trabajo y la relación con el resto de personas que nos rodean, se encuentra en crisis y ello genera estrés, ansiedad e incluso depresión, ya que las circunstancias nos sobrepasan y nos arrinconan.

Cuando, a través de mis sesiones de interrelación con caballos para el desarrollo personal o profesional, observo como los hombres que por edad (+40) están destinados a guiar el mundo, se posicionan delante de alguno de mis caballos con el único recurso de huir, me doy cuenta de por qué resulta difícil encontrar hombres felices.

Una inmensa mayoría de hombres de más 40 años, se sienten inseguros, sin confianza y sin auto-estima.

El título que da nombre a esa famosa película que protagoniza Robert Redford, viene a decir que sin necesidad de hablar, un hombre puede influir en un caballo. Yo, humildemente puedo constatar que ello se produce con las personas también.

Trabaja tu actitud y conviértete en un “susurrador de personas” en pos de la felicidad de la “manada”.

Una vez más me ofrezco para ayudarte a entrenar dicha actitud y superar todas las adversidades que puedan acontecerte, pero sobre todo, para que ello te conduzca hacia el “trofeo” más preciado que puedes obtener:

¡Tu felicidad!

Pedro Andreu.

Autores de plus40

Pedro Andreu y Francisco Lorenzo

Tus comentarios: