Plus 40
Conecta

ikigai: tu compañero de alcoba

Mientras pensamos en la jubilación como la edad de oro para retirarnos a nuestro jardín, cultivando rosas y mirando a las nubes, ¿Adivinas como llaman a la jubilación en Okinawa?

¿La palabra que usan para describir la jubilación en Okinawa?

¡No disponen de palabra alguna!

No tienen una palabra para definir la jubilación.

Literalmente, nada en su lengua describe el concepto de detener el trabajo completamente.

Los okinawenses son el pueblo más longevo del planeta. Viven un promedio de 7 años más, de manera saludable, que los estadounidenses y europeos, y tienen la población más numerosa de personas mayores de 100 años.

En su lugar, tienen la palabra ikigai, que significa más o menos «la razón por la que te despiertas cada mañana.»

Nuestra motivación más poderosa.

En su gran libro La Ecuación de la Felicidad, Neil Pasricha nos cuenta que en Okinawa hay un maestro de karate de 102 años, cuyo ikigai es llevar a cabo su arte marcial; un pescador de 100 años cuyo ikigai es a alimentar su familia; una mujer de 102 años cuyo ikigai es mantener a su tataranieto….

Ikigai

Neil nos informa de la invención, increíblemente reciente, del concepto de «jubilación» y lo absurdo y perjudicial que supone para nuestro bienestar.

Otto von Bismarck estableció la jubilación obligatoria a los 65 años en Alemania en 1889. Quería liberar puestos de trabajo para los más jóvenes… adivina cuál era la esperanza de vida promedio en ese momento: 67.

En el siglo 20 otros países comenzaron a instituir una jubilación obligatoria a la edad arbitraria de 65 años y conseguir que los gurús del marketing gastaran cantidades ingentes de dinero CONVENCIENDONOS que el ocio era impresionante, el trabajo un fastidio, y, bueno, aquí estamos.

La  historia es simple: el retiro no es bueno. Si queremos sentirnos bien y vivir mucho tiempo, necesitamos una razón para levantarnos por la mañana. Tenemos que despertar con nuestro ikigai.

Neil comparte la historia sobre cómo creó pequeñas tarjetas de ikigai con su esposa. Escribieron su razón para levantarse. Su esposa: «Para convertir las mentes jóvenes en futuros líderes.» Él: «Para recordarse a sí mismo y a los demás la suerte que tenemos de estar vivos.»

Destaca en el libro que no tenemos porqué tener siempre el mismo ikigai, puede cambiar.

Algo que te inspire.

¡Pero necesitas tener uno !

(uno de sus ikigais fue «Terminar escribiendo La Ecuación de la Felicidad» durante un tiempo).

¿Cuál es el tuyo?

¿Cuál es TU motivo para levantarte por la mañana?

(mi ikigai actual es ejercer el liderazgo necesario sobre mi familia para corregir errores, sanar emociones y convertirnos en personas)

Si queremos sentirnos bien y vivir mucho tiempo, necesitamos una razón para levantarnos por la mañana.

Tenemos que despertar con nuestro ikigai.

Francisco Lorenzo.

 

Autores de plus40

Pedro Andreu y Francisco Lorenzo

Tus comentarios: