Plus 40
Conecta

jiko-chushin – ジコ・チュシン

«El primer paso para cambiar la realidad es reconocerla tal cual es en este momento. No hay necesidad de desear que fuera de otra manera. Simplemente lo es. Agradable o no, lo es. Luego viene el comportamiento que actúa sobre la realidad presente. El comportamiento puede cambiar lo que es. Podemos tener visiones de lo que será. No podemos (y no necesitamos) prevenir estos sueños. Pero las visiones no cambiarán el futuro. La acción -en el presente- cambia el futuro. Un viaje de diez mil millas comienza con un paso, no con una fantasía sobre el viaje» David Reynolds

Durante años me he dedicado a leer y leer y leer…

Hasta que un día, también debido a la lectura, adopté un concepto clave:

Selecciono 3 ideas principales de cada libro que leo.

Las estudio y reflexiono sobre ellas.

Selecciono una de las 3.

La pongo en práctica.

Desde un punto de vista mundano tengo acceso a la experiencia, conocimiento y posible sabiduría de un ser humano por 15 €.

Establezco comunicación con él o ella. De la misma forma que si estuviera presencialmente hablando con alguien.

Puedo escuchar, estar presente, aprender y empalizar… o puedo estar en otro lado.

Con los libros sucede lo mismo.

Aprendemos mediante la experiencia y el contacto con los demás.

Un libro, repito, es alguien que me está hablando y comunicándose conmigo.

De la misma forma que selecciono a mis amigos selecciono a mis libros.

Considero que lo que nos cuenta el Psicoterapeuta David Reynolds en su libro Constructive Living (una vida de provecho, podría traducirse) es brillante.

Te invito a reflexionar sobre ello.

Especialmente en un ámbito en el que los hombres nos hemos manejado bien poco, evitando o actuando de forma inconsciente.

El mundo de las emociones, el mundo interior.

Las tres ideas que extraje en su momento.

1) «Las personas más pacíficas que conozco se han entregado … Por otro lado, las personas más miserables que he conocido han sido las más centradas en sí mismas. Se preocupan por obtener su parte del pastel; evalúan los actos de todos en términos de cómo le afectan a ellos mismos «.

En el momento en que nos damos cuenta de que no somos el centro del universo, cosas notables suceden.

«El idioma japonés usa una sola palabra para ser egocéntrico y egoísta. La palabra es «jiko-chushin.» Significa, literalmente, el yo en medio del corazón -el ego en el centro de la mente. Significa poner el número uno primero.»

¡Una poderosa imagen para el egoísmo: el yo en medio del corazón!

Lección de astronomía aplicable en estos momentos: la Tierra NO está en el centro del universo. Y NOSOTROS tampoco.

Creo que la pregunta importante que cabe hacer es: ¿Cómo podemos abrirnos más al mundo de hoy y darnos un poco más a nuestras familias, a nuestros colegas, a nuestras comunidades, a nuestra tribu, a nuestro mundo?

2) «Cualquiera que diga que no tiene miedo de nada es estúpido y está mintiendo». «El miedo es una emoción saludable. Produce cautela, y la precaución nos ayuda a mantenernos vivos. El miedo, como el dolor, es desagradable para cualquiera, pero el malestar es una alarma que llama nuestra atención a algún problema que nos alerta. Es bueno tener miedo a veces».

Como nos enseña Aristóteles en sus lecciones sobre el «Significado de la Virtud», no se trata de ser valientes. Se trata de tener la cantidad adecuada de miedo y el CORAJE para hacer frente a ese miedo. En palabras de Aristóteles, esta es la virtud adecuada, una media entre el «vicio del exceso» del miedo (cobardía) y el «vicio de la deficiencia» del temor (temeridad).

¿Estás sintiendo miedo sobre algún aspecto concreto ahora mismo?

Empieza honrando dicho miedo.

Te está sirviendo de manera importante.

Una vez que hayas reflexionado y aceptado dicho miedo, una buena pregunta para hacerte es:

«¿Ahora qué hay que hacer?»

«¿Ahora qué tengo que hacer?»

3) La tercera y principal para mí. La que adopté y te invito a experimentar si quieres superarte a ti mismo en cualquier ámbito. El  tema principal del libro es que los sentimientos SIGUEN el comportamiento.

La mayoría de nosotros lo afrontamos de forma inversa.

Nos dice que la mayoría de la gente se pregunta «¿Cómo me siento?» Antes de hacer algo y luego dejan que eso dicte lo que hacen.

Inadecuado.

El hecho es (la ciencia lo confirma) que los sentimientos SIGUEN el comportamiento al menos tanto como al revés.

Simplemente actuando, afrontando y haciendo lo que tengas que hacer CREA los sentimientos que pensabas necesitar para conseguir empezar.

David nos dice que el sentido más profundo de la confianza proviene de ser el tipo de persona que puede conseguir que él mismo haga lo que necesita hacerse, tanto si nos gusta como si no nos gusta.

Nos invita y ofrece una pregunta muy práctica para usar en esos momentos en que no estamos sintiendo lo mejor que podemos pero necesitamos actuar como somos.

Es súper simple.

En mi experiencia, igualmente poderosa.

¿Y ahora qué hay que hacer?

Tal cual, independientemente de cómo te sientas.

Tan solo hazte esta pregunta.

¿Y ahora qué hay que hacer?

Y luego, por supuesto, tienes que hacerlo.

En un momento de vacilante compromiso, hazte esta pregunta increíblemente simple pero igualmente poderosa. Y luego hazlo.

Por experiencia te invito a que la próxima vez que te «sientas» mal contigo mismo, que sientas que no puedes, que te «están jodiendo»… respira, comprueba que hay agua en la piscina, y tírate sin pensarlo.

En unos segundos estarás nadando y el sentimiento desparece y aparece otro diferente, puede que no sea especial, puede que solo sea el sentimiento de estar allí presentes, pero lo importante es que el que causaba la inactividad, el que causaba la parálisis… se ha ido.

Te recuerdo, como suelo hacer, la cita de Jim Rohn:

Las cosas son igual de fácil de hacer que de no hacer.

Feliz día.

Francisco.

Autores de plus40

Pedro Andreu y Francisco Lorenzo

Tus comentarios: