Plus 40
Conecta

La decisión

La decisión. Eliyahu M. Goldratt

Hoy quiero compartir el resumen de este interesante libro de  Eliyahu M. Goldratt, físico -Tel Aviv. Trabajó en una empresa de software informático, elaborando a través de sus experiencias la Teoría de las restricciones. Creó el Instituto Abraham Goldratt, y el Goldratt Marketing Group, donde ha aplicado sus teorías para empresas.

Leí hace tiempo otro de sus libros: «La Meta», sin embargo este es, desde mi punto de vista, más accesible para poder aplicar sus enseñanzas en nuestro día día. Asunto arriesgado ya que está orientado al ámbito de la empresa y los negocios. Pero hay que arriesgarse…

Viene a decir el mensaje principal del libro que en nuestro intento y determinación de conseguir una vida plena es necesario que tengamos éxitos significativos.

Es simple esta reflexión pero no por ello deja de ser impactante.

Si queremos obtener satisfacción debemos experimentar y conseguir dichos éxitos. Entiendo que no tienen porque ser «grandes» éxitos, especialmente al principio.

Contienen una validez contundente esos pequeños éxitos que obtenemos al terminar una dieta y perder esos 5 kg de grasa, al conseguir ese viaje programado o pensado…

Mantiene el autor que para tener éxitos significativos hay que tener muchas oportunidades. Estas aparecen si las acompañamos con dos comportamientos esenciales:

  1. Tener resistencia para sobreponerse al fracaso
  2. Tener habilidad para asegurarse la colaboración de otros.

Con esta base estamos preparados para «PENSAR CON CLARIDAD». De esta forma podré decidir adecuadamente.

Lo resumiría en algo así.

Aunque el autor lo enfoca en el ámbito empresarial podemos adaptarlo a cualquier aspecto de la existencia.

Un ejemplo basado en el ámbito de las relaciones.

Estoy solo y quiero una nueva relación (sea del tipo que sea).

Para ello tendré que conectar con alguien y que haya «química».

Tengo que estar preparado para que me «rechacen» cuantas veces sea necesario sin hundirme.

Tengo que estar preparado para asumir que una relación aparentemente duradera no lo sea.

Tendré que cuidar mi aspecto, mis maneras y reflexionar lo que quiere la otra parte.

Tendré que tener muchas citas hasta que consiga lo que quiero.

Llegará un momento en el que todo este proceso aparecerá de forma natural cuando interactúe con otra persona.

Llegado el momento podré decidir con claridad en base a todo este recorrido.

Sin embargo, de nuevo el autor plantea la necesidad de superar cuatro obstáculos para que esto suceda.

1- Superar la percepción de la realidad como compleja. Para conseguirlo indica que debemos aplicar el principio de la simplicidad inherente de las cosas: Toda situación es simple, tiene una causa raíz que lo resuelve todo.

2- No debemos aceptar los conflictos como algo dado. De nuevo propone la simplicidad inherente como solución. Todo conflicto puede descartarse (hay que invertir tiempo y esfuerzo). Mediante un proceso de tres pasos:

  • Esclarecer el conflicto
  • Descubrir los supuestos subyacentes
  • Desafiar los erróneos

3- Evitar culpar. Para ello propone que siempre pensemos que la otra parte es buena. Siempre hay una solución para ganar. La gente es buena. A esto tengo que comentar que es válido como principio pero que en realidad puede que para muchos no sea así. Aunque personalmente es una de las pocas creencias, firmes y decididas, que tengo: todos somos buenos en esencia. No recuerdo el autor, pero sí la frase que escuché (leí) hace tiempo: «Todos actuamos en cada momento en base a lo que mejor sabemos y podemos hacer»

4- Creer que se sabe. Para ello propone que seamos cuidadosos. Indica que cualquier situación siempre puede ser sustancialmente mejorada.

¿Cómo aplico este proceso al tema de una posible cita o relación?

1- Si no hay química entre la otra persona puede ser tan simple como que no la hay. No obedece a que no soy bueno, a que soy soy poco atractivo, a esto o a lo otro…

2- No pasa nada porque me rechacen

  • No conecto con esta persona
  • Puedo reflexionar porqué y sacar conclusiones
  • Debo entender y decidir cuales son los causas exactas y verdaderas que lo han motivado.

3- Todo sucede debido a mi. Soy responsable de la situación, la otras persona se limita a reaccionar. En realidad tiene buenas intenciones. Tendré que pensar en qué he hecho que haya sido causa del rechazo

4- Ya llevo 15 citas, y tres de ellas han sido relaciones importantes. Ante cualquier nueva cita ya estoy más que preparado. Error, cada cita es diferente, siempre puedo mejorar mi vida. Recientes estudios de una prestigiosa universidad americana indican que casi en su totalidad el ser humano actúa al 20 % de su potencial creyendo que lo está haciendo casi al 80-100 %.

Es un proceso en el que si lo aplicamos en aspectos importantes nos ayuda a distanciarnos de las reacciones emocionales en las que habitualmente basamos nuestro comportamiento.

La decisión, la esencia de nuestras vidas.

Francisco.

Autores de plus40

Pedro Andreu y Francisco Lorenzo

Tus comentarios: