Plus 40
Conecta

Eres lo que come lo que comes

Estoy terminando de leer «La paradoja de las plantas» del cardiólogo Steven Gundry.

Es un libro que muestra al mundo lo que considero es un pensamiento pionero y diría que es de lectura obligada para cualquier persona interesada en ser tan saludable como la naturaleza lo ha diseñado.

La paradoja de las plantas explica elegantemente cómo las plantas se defienden de ser consumidas por los seres humanos, y cómo comer las incorrectas en el momento inadecuado daña inconmensurable nuestra salud.

La mayoría de nosotros hemos oído hablar del gluten-una proteína que se encuentra en el trigo que causa inflamación generalizada en el cuerpo. Cada día más se gastan millones de euros y dólares en dietas sin gluten en un esfuerzo por proteger la salud.

Pero, ¿qué pasa si nos hemos perdido la raíz del problema?, plantea Steven.

El cardiólogo Steven Gundry revela que el gluten es sólo una variedad de una proteína vegetal común y altamente tóxica llamada lectina.

Las lectinas se encuentran no sólo en granos como el trigo sino también en los alimentos «libres de gluten» que la mayoría de nosotros comúnmente consideramos saludables, incluyendo muchas frutas, verduras, algunos tipos de nueces, legumbres y productos lácteos convencionales.

Estas proteínas, que se encuentran en las semillas, granos, pieles, cáscaras y hojas de las plantas, están diseñadas por la naturaleza para protegerlas de los depredadores (incluidos los seres humanos).

Una vez ingeridas, incitan una clase de guerra química en nuestros cuerpos, causando las reacciones inflamatorias que pueden conducir al aumento de peso y a condiciones de salud inapropiadas.

En su clínica, el Dr. Gundry ha tratado con éxito a decenas de miles de pacientes que sufren de trastornos autoinmunes, diabetes, síndrome del intestino perezoso, enfermedades del corazón y enfermedades neurodegenerativas con un protocolo que desintoxica las células, repara el intestino y nutre el cuerpo.

En el libro comparte este programa clínicamente probado.

El hecho simple (y desalentador) es: las lectinas están por todas partes. Afortunadamente, el Dr. Gundry ofrece consejos que podemos emplear fácilmente para evitarlos, incluyendo:

  1. Pelar las verduras. La mayoría de las lectinas están contenidas en la piel y las semillas de las plantas; simplemente pelar y eliminar las semillas (como tomates y pimientos) reduce su contenido en lectinas.
  2. Comprar solo fruta de temporada. Las frutas contienen menos lectinas cuando están maduras, por lo que comer manzanas, bayas y otras frutas que contienen lectinas en el momento de su madurez ayuda a minimizar el consumo de lectinas.
  3. Cambiar el arroz integral por el blanco. Los granos enteros y las semillas con revestimientos exteriores duros están diseñados por la naturaleza para causar problemas digestivos y están llenos de lectinas. Esto va a ser una bomba para los adictos a los «alimentos integrales». No solo destruye el mito y explica de donde viene esta moda sino que desaconseja totalmente el consumo de cualquier alimento «integral». Por supuesto nada de trigo.

Plantea una reflexión: pueblos milenarios como los chinos y los indios nunca han consumido el arroz integral.

Con una lista completa de alimentos que contienen lectina y sustitutos simples para cada uno, un desintoxicación paso a paso y un plan de alimentación y recetas sin lectinas, La Paradoja de las Plantas ilumina los peligros ocultos que se esconden en la ensalada y muestra cómo comer alimentos enteros de una manera totalmente nueva.

Nos habla también de la importancia del consumo de carne, pescado y huevos orgánicos/ecológicos.

De ahí que nos dice que «eres lo que come lo que comes».

Y destaca la importancia de averiguar el origen de los alimentos de origen animal que consumimos.

De poco sirve cuidar la ingesta de productos que contengan lectina si los productos de origen animal que consumimos también consumen dichos productos con lectina, al final pasan a nuestro organismo (sin entrar en otros elementos como los antibióticos y medicamentos que se añaden a los piensos de la mayoría del ganado que consumimos).

Afortunadamente hoy en día existen muchas facilidades para consumir productos adecuados y al alcance de todo el mundo.

Desde hace tiempo que la cesta de la compra la orienta de la siguiente manera:

Huevos ecológicos (Súper Más y Más, Carrefour); es cierto que una docena cuesta el doble que la normal pero por 3-5 euros que cuesta una docena de huevos ¿Cuantas raciones de proteína consumo?

Carne roja (vacuno principalmente). Súper más y más y muchos otras cadenas ya la ofrecen a precios solo ligeramente superiores a la normal. En internet ya hay empresas que la distribuyen a toda España (suelen pedir una compra mínima de 50 €).

Pescado.

Hay que hablar y buscar pescaderías en las que tengamos confianza y que aclaren dónde realizan la compra y de qué calidad es el pescado que compras.

Ayer mismo la dueña de una pescadería local (tiene fama de ser muy cara) nos indicaba que «si supierais lo que le echan al pescado para que mejore su apariencia…» – por ejemplo colorante para enrojecer al atún…; nos decía que ella compra caro (y vende caro por lo tanto).

Sin embargo el pescado que consumo (caballa, sardina y alguna variedad local) dos o tres veces por semana, aparte de ser de los más económicos y saludables encuentro diferencias significativas respecto al que compro en otros supermercados o pescaderías «más baratas».

Sardina, por ejemplo.

Sardina 1 KG Pescadería local de las caras Pescadería barata
Precio 6 € 4 – 4,50 €
Sabor 10 5
Apariencia 10 9

 

Somos dos los que consumimos, y con medio kilo nos da.

No voy a comentar más pero de la misma forma que no me gusta echarme encima porquería emocional y mental, por un par de euros evito echarme alimento de peor calidad.

Una lástima que por un par de euros no pueda evitar consumir emociones no deseadas 🙂

Bueno, haré un resumen más amplio en unos días y contaré mis experiencias con el vegetarianismo, el veganismo y otros ismos de moda…

Feliz fin de semana.

Francisco.

PD. El libro se encuentra en amazon pero en inglés

Autores de plus40

Pedro Andreu y Francisco Lorenzo

Tus comentarios:

1 comentario
Add Your Reply