Plus 40
Conecta

Los enemigos de la imagen

Durante mucho tiempo he vivido en base al principio que dicta el primer enemigo de la imagen personal.

La imagen tiene tres enemigos principales.

1 – “No sirve para nada.” El primero sólo cree lo que ve, y si no ve nada, es que no hay nada.

2 – “No está bien.” El segundo teme a las miradas sobre su persona que causan culpabilidad sobre sí mismo.

3 – “No es natural.” El tercero convierte la ignorancia en inocencia desde la protección de su mundo de ensueño personal.

No existe persona que pase inadvertida, es imposible existir sin comunicar.

Cada uno de nosotros proporciona una gran cantidad de información sobre sí mismo gracias a su imagen.

Nacionalidad, religión, empleo, estilo de vida, gustos, humor, psicología, relaciones con el mundo social, política…

De forma inconsciente se recoge una gran cantidad de información sobre los individuos que se cruzan en el día a día. No es necesario hablar ni hacer nada para comunicar, ya que es imposible no comunicar.

Toda interacción genera comunicación.

Por norma el 70% de nuestro tiempo se emplea en comunicar, excluyendo aquellos momentos de soledad aislada.

Como ejemplo, al hablar frente a otra persona, la mayor parte de la comunicación no proviene del habla sino del lenguaje corporal.

El lenguaje del cuerpo contiene la gran proporción del 55% de todo el volumen comunicado.

El tono de voz, la forma de hablar y el sonido de la voz forman el siguiente 25%.

Únicamente el 20% de lo comunicado proviene de las palabras.

Primero somos observados, luego somos oídos, y por último somos comprendidos.

Como bien se suele decir, “Una imagen vale más que mil palabras”

Cualquier proceso de cambio incluye, así lo he experimentado, una revisión de la apariencia que queremos transmitir.

De hecho, aquí reside la importancia, en tomar conciencia de que mostramos una imagen y decidir cuál queremos mostrar.

Todavía recuerdo los días en que salía y me ponía «lo primero que tuviese a mano».

Nadie iba a decirme nada, aunque resulta evidente que estaba transmitiendo dejadez.

Es importante el cambio interno, pero inevitablemente se verá reflejado en el cambio externo.

Y el cambio pasa por cuidar nuestra imagen especialmente con nuestro vestuario.

Feliz día.

Francisco.

Autores de plus40

Pedro Andreu y Francisco Lorenzo

Tus comentarios: