Plus 40
Conecta

Los juguetes no sólo son para los niños

Observo a menudo en los hombres de más 40 años que me rodean, un cierto nivel de frustración a nivel sexual.

Tanto hombres con pareja (muchos de los cuales no satisfacen sus necesidades porque su pareja no se encuentra sincronizada a dichas necesidades), como hombres singles (los cuales dependen de sus conquistas y estas, a veces, no son suficientes en calidad o cantidad), requieren de una actividad sexual para mantenerse en equilibrio físico y mental.

Con este artículo, me gustaría que abrieses tu mente a la posibilidad de mejorar tu actividad sexual, a través de lo que se conocen como “juguetes eróticos” o de otra forma dicho: “Herramientas para el placer masculino”.

Para ello y conociendo que, masturbarse es algo sano física y mentalmente, además de ser recomendable tengas o no tengas pareja, te vamos a presentar desde Plus40.Plus, lo que a nuestro juicio es la mejor selección de dichas “herramientas”:

Masturbadores

Son simuladores de lo que podría ser la sensación de estar dentro de una vagina o similar.

Se colocan alrededor del pene y ofrecen diferentes presiones y velocidades para producir el placer ansiado.

Existen de tipo mecánico y eléctricos, además de poseer diferentes niveles de calidad en sus acabados.

Entre los tipos de acabado, los hay con formas realistas, las cuales reproducen las formas y el tacto de una vagina, ano y boca, o bien, existen masturbadores con formas abstractas, los cuales se centran en lo que ofrecen y no, en lo que parecen.

Estimulador de próstata y vibrador

Es un tipo de juguete sexual para hombres sin prejuicios y sin dudas acerca de su masculinidad.

Se centran en uno de los puntos más placenteros y conocidos como el “Punto G Masculino”, como es la próstata.

El estímulo de la próstata se realiza normalmente, a través del ano, lo cual puede inducir a pensar que hacerlo es cosa de gays.

¡Nada más lejos de la realidad!

En mi opinión, creo que es una zona por descubrir para todos los hombres y poder alcanzar niveles de placer más allá de los conocidos.

Anillo vibrador

Están diseñados para utilizarse solos o en pareja.

Tiene una colocación sencilla y permite aumentar las sensaciones de placer de forma sutil y agradable, además de aumentar el grado de erección ya que ejerce una cierta presión en la base del pene.

Seguro que si eliges probarlo, no te equivocarás en absoluto.

Plug anal

Vuelve a tratarse de un juguete que amplía las zonas de producción de placer.

Se centra en el placer anal y ahí se vuelve a entrar en las barreras mentales que muchos hombres tenemos a la hora de utilizar nuestro ano, como zona a estimular sexualmente.

Las grandes culturas que han profundizado en el mundo del sexo, tienen muy referenciado el placer anal y sólo nuestra cultura “judeo-cristiana” ha sido capaz de bloquear este aspecto.

Tenemos un cuerpo y es para disfrutarlo en su máxima expresión y no por ello, uno cambia su condición sexual, ni se convierte en un hereje.

Deberás ser muy cuidadoso con la higiene y utilizar lubricantes para no causar daño a esa delicada pero placentera zona de tu cuerpo.

Muñecas

Hoy en día existe una gran oferta  en este tipo de artículo.

Existen muñecas, con texturas y acabados que te dejan estupefacto cuando las ves, porque parecen mujeres de verdad. Eso sí, son caras y aparatosas.

Por otro lado, existen las de tipo hinchable, las cuales resultan, a mi juicio, algo esperpénticas y con poca sensualidad.

En cualquiera de los casos, elegir este juguete, tiene como fin el reproducir lo que sería tener una relación sexual con una señorita.

¡Sinceramente, dudo que se consiga!

Lubricantes

Ante todo, sea cual sea tu modo para masturbarte, es muy recomendable utilizar lubricante a la hora de hacerlo para que no haya una diferencia abismal, entre la sensaciones que genera en tu pene, el contacto con el flujo de una mujer y la sensación de tu propia mano.

Si no tienes en cuenta esto, puede que tu pene se acostumbre a un roce más intenso con tus masturbaciones y que posteriormente, te cueste encontrar la sensibilidad suficiente con la vagina de una mujer y su flujo.

BDSM (Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión y Sadomasoquismo)

En este caso, tenemos que ser conscientes que son prácticas algo más extremas que las anteriores, ya que conllevan ciertas actitudes muy marcadas.

Aún así, dentro del mundo BDSM, se pueden llevar a cabo ciertas prácticas a diferentes niveles de intensidad.

No es descartable el utilizar mordazas, máscaras, esposas, fustas y otros juguetes dedicados a llevar a tu cuerpo a otro nivel físico y mental, sin tener que irte a ningún extremo.

Se conoce que, sobre todo, en parejas de largo recorrido, la utilización de estas herramientas de placer, suele ofrecer la posibilidad de romper con la rutina y motivar a los dos miembros de la pareja.

Espero que el presente artículo te ayude, sobre todo, a tomar conciencia que, obtener placer sexual es algo necesario y especialmente, cuando eres un hombre de más 40 años, el cual tiene que mantener en forma su sistema hormonal.

Pedro Andreu.

Autores de plus40

Pedro Andreu y Francisco Lorenzo

Tus comentarios: