Plus 40
Conecta

Mediocridad versus excelencia

¿Sabías que la raíz latina de la palabra mediocre significa literalmente quedarse atrapado en medio de una montaña escarpada?

Sí. Mediocris

Medius = «medio».

Ocris = «montaña escarpada.»

Mediocridad.

No es donde queremos quedarnos.

¿Cómo hacemos para superar ese punto intermedio y conseguir la cumbre de nuestro potencial?

Abriremos el DRAE para que nos ofrezca algunas pistas.

Comenzaremos con los sinónimos de mediocre: «ordinario, sin inspiración, indiferente, amateur, aficionado, anodino, común, corriente, fútil, gris, insignificante, insípido, insulso, insustancial, nimio, regular, soso, trivial, vulgar, aborregado, dócil, gregario, servil, apagado, gris, infortunado, monótono, normal, aburrido, poco interesante, regular, pobre»

Esas son todas grandes maneras de quedar atascado.

¿Adivinas qué?

Hay un antónimo para mediocre. ¿Puedes adivinar cuál es?

«Excelente.»

Sí. Ese es el billete al éxito personal. EXCELENCIA. Cuando llegamos a los inevitables puntos difíciles en la escarpada montaña que es nuestra búsqueda heroica, tenemos que aparecer con excelencia. Tenemos que hacer todo lo posible.

Los griegos tenían una palabra para eso.

Areté.

Areté (en griego: ἀρετή aretḗ ‘excelencia’) es uno de los conceptos cruciales de la Antigua Grecia.

Es la mejor manera de elevar tu daimon interior a medida que cumples con placer y gozo.

Adelante.

Un paso a la vez.

Justo hasta el pico de esa montaña escarpada.

Francisco Lorenzo.

Autores de plus40

Pedro Andreu y Francisco Lorenzo

Tus comentarios: