Plus 40
Conecta

Mis alimentos fetiche

Cuando comienzo a trabajar con un nuevo cliente, una de sus grandes dudas es la de cómo vamos a cambiar esos hábitos alimenticios que le han conducido al desequilibrio, con el que se presenta a solicitar mi ayuda.

Es ahí donde comienzo a traspasar mi experiencia como deportista, entrenador y sobre todo, la de un hombre de más 40 años, que se precia de estar en una buena forma física y mental.

Siempre les explico, que el criterio a seguir es el de encontrar el “combustible” adecuado a nuestras necesidades humanas.

No es tarea fácil, cuando nuestra cultura occidental nos ha desnaturalizado interesadamente, en lo que se refiere a nuestra alimentación, pero mi función profesional me hace simplificar y concretar esa búsqueda para encontrar la mejor “gasolina” de nuestro organismo.

A continuación, comparto contigo los alimentos que debes incluir en tu alimentación de una forma regular, para encontrar ese estado de plenitud integral que preconizamos desde Plus40.plus.

Estos alimentos están escogidos por su composición y beneficios para nuestra salud, pero también, por su proximidad a nuestra realidad en el día a día. De nada serviría recomendar alimentos que por su singularidad, no se encontraran a nuestro alcance.

Huevo

La combinación de proteínas de alta calidad, vitaminas y minerales, de grasas saludables y de algún componente más como es la colina, hacen de este alimento indispensable.

Los estudios más recientes sobre la ingesta de huevo, le quitan su “mala fama” y admite su ingesta diaria, según la composición corporal de cada persona, como ocurre con el resto de una alimentación equilibrada. La cocción debería ser lo más ligera posible para permitir la menor descomposición posible por efecto del calor.

“Sardinillas” en lata

El poder comer la piel y las espinas, además de una carne jugosa y rica en proteínas y ácidos omega 3, hacen de este alimento, un gran recurso dentro de nuestra alimentación.

Además, nos permite incluirlo en nuestra dieta, porque es asumible en precio y en la facilidad de preparación y transporte.

Te recomiendo retirar algo la carga de aceite que suele llevar su conservación y te sugiero también, que utilices las que tienen una menor cantidad de sal, lo cual viene recogido en el envase.

Hígado

Aparte de la cantidad de proteínas que contiene, es un alimento que aporta un gran número de vitaminas necesarias para una buena alimentación.

Como le ha ocurrido al huevo, ha gozado de “mala fama”, pero nada más lejos de la realidad. Una de esas mentiras es la de indicar que el hígado condensa todas las toxinas del cuerpo del animal, ya que se trata de un órgano de efecto “limpiador” y posee un gran número de sustancias que combaten dichas toxinas, precisamente.

Realizaré un artículo donde te recomiende cómo ingerirlo, ya que su sabor y textura, no suele ser habitual en los paladares de muchos de mis clientes y eso les genera una cierta barrera para tomarlo.

Aguacate

Su alto contenido en ácido oleico y la gran cantidad de antioxidantes, le otorgan el título de “gran alimento”, además de poseer la facultad de mejorar la ingesta de otros vegetales y sus antioxidantes.

Es fácil de ingerir y mejora por su textura la calidad de los platos donde los incorpores.

Frutos del bosque

Uno de los grandes dilemas al respecto, de los cambios en la alimentación de mis clientes para equilibrarla, es la de cómo gestionar la ingesta de fruta.

Ni que decir tiene, que la fruta ha sufrido una serie de modificaciones industriales, sobre todo a la hora de crearlas con una mayor cantidad de fructosa, la cual la haga más apetecible por parte de la inmensa mayoría de personas. Ello conlleva desequilibrios metabólicos, por el alto índice glucémico de estas.

Tomar frutos del bosque tipo, arándanos, moras, grosella y fresas salvajes, te aportarán un gran número de antioxidantes, además de favorecer el control de la glucosa.

Col rizada o kale

Aunque la gran fama se la lleva el brócoli y la espinaca, quiero compartir contigo este vegetal, ya al alcance de todos en los supermercados habituales, el cual supera en vitamina C, en betacarontenos y en minerales como son el magnesio, manganeso, potasio, calcio y cobre.

A todo ello hay que sumarle que posee menos oxalatos que la espinaca, lo que no interfiere en la absorción del calcio y evita cualquier complicación a todas esas personas que son propensas a sufrir cálculos renales.

Quinoa

Se ha convertido en una de mis grandes herramientas, a la hora de reconvertir los hábitos alimenticios de mis clientes.

No se trata de un cereal, aunque se comporte como uno de ellos, realmente es una semilla y eso me permite ofrecer sustituirlos, aumentando las propiedades beneficiosas (proteínas y fibra) que aporta la quinoa.

Es muy manejable gastronómicamente y ofrece un rico sabor y textura para acompañar las fuentes proteicas, además de mantener controlado el nivel de glucosa.

Pimienta de cayena

Desde el punto de vista de la salud, por el alto contenido en agentes antioxidantes, pero sobre todo por su capacidad de activar el metabolismo, la pimienta de cayena se ha convertido en un pilar de ayuda, para todos esos clientes que necesitan bajar peso y perder grasa corporal.

Posee un componente como es la capsaicina, de grandes capacidades metabólicas y que sirve de precursora del cambio necesario para la mayoría de mis clientes.

Chocolate

Es otro de esos alimentos “maltratados” como pueda ser el huevo. Siempre asociado al desequilibrio nutricional pero sin fundamento alguno.

Es rico en minerales, aunque lo más destacable es su aportación de polifenoles, uno de los agentes antioxidantes más potentes que existen en los alimentos.

Claro está, como todo en la vida, hablamos del buen chocolate, es decir, aquel con un porcentaje de cacao superior al 85%, sin leche y azúcar.

Pomelo

Suele ser el gran marginado de los cítricos, especialmente en nuestra cultura gastronómica española.

Cuando un cliente me solicita tomar la naranja, suelo dirigirlo hacia el pomelo, ya que aparentemente son similares, pero las diferencias son enormes a favor del pomelo.

El pomelo contiene una mayor cantidad de vitaminas, menos cantidad de azúcar y sobre todo es un gran controlador del nivel de azúcar en sangre.

Desgraciadamente, las naranjas actuales han sido mutadas hacia el sabor dulce y para ello las han cargado con una buena cantidad de fructosa, lo cual, las hace menos saludables que el pomelo.

 

Con esta pequeña o gran confesión, de cuáles son mis alimentos fetiche, me gustaría ofrecerte la posibilidad de que comiences a mejorar tu alimentación, ya que de ello depende el resto de evoluciones personales que tanto se precisa en un hombre de más de 40 años.

Pedro Andreu.

Autores de plus40

Pedro Andreu y Francisco Lorenzo

Tus comentarios: