Plus 40
Conecta

Obtener el sí contigo mismo

«Ury nos ofrece un planteamiento que refuerza nuestra confianza y que nos aporta una sensación de energía y realización personal. Todos seremos más eficaces si empezamos las negociaciones por nosotros mismos antes que con los demás.» Joanna Barsh, directora McKinsey & Company

Reflexiones y resumen sobre la lectura del libro

Obtenga El Sí Consigo Mismo, William Ury.

Aunque en principio enfocado al mundo de la negociación, es un fascinante libro que aplicando sus estrategias puede ayudarnos a mejorar muchísimo nuestras vidas.

El mayor obstáculo para cerrar acuerdos exitosos y entablar relaciones satisfactorias no está del «otro lado» sino dentro de nosotros mismos. Dicho obstáculo es nuestra tendencia natural a reaccionar de una manera contraproducente.

Pero también podemos convertir este obstáculo en nuestra mayor oportunidad. Si aprendemos a entendernos a nosotros mismos primero, sentaremos las bases para entender y persuadir a los demás.

Si queremos ser mejores negociadores, debemos establecer un marco de referencia de nuestra estrategia. Esto se logra dando seis importantes pasos que nos permitirán ser más conscientes.

De forma breve, expongo a continuación los seis pasos:

  1. Saber analizarte a ti mismo.El primer paso es comprender a tu contrincante más valioso, tú mismo. Es muy común caer en la trampa de juzgarse continuamente a uno mismo. En lugar de ello, el reto es hacer lo contrario y escuchar con empatía las propias necesidades latentes.

¿Qué quiero? ¿Qué necesito? Serian las preguntas adecuadas que tendrías que hacerte.

Observarte sin evaluar, escucharte con empatía. Preguntarte ¿Por qué?

  1. Desarrollar el BATNA interior(del inglés: Best Alternative to a Negotiated Agreement, mejor alternativa a un acuerdo negociado).A casi todos nos cuesta no echarle la culpa a quienes nos generan conflictos. El desafío consiste en hacer lo contrario y responsabilizarte de tu vida y tus relaciones. En concreto se trata de desarrollar el BATNA interior propio para alcanzar un compromiso contigo mismo y poder asumir así tus necesidades más profundas.

Un auténtico compromiso contigo mismo.

  1. Replantearte la imagen de la vida.Todos sentimos un miedo natural a la escasez. El reto consiste en cambiar la forma de ver la vida, creando tu propia fuente de satisfacción independiente. Se trata de mantener una actitud positiva incluso cuando la vida parece hostil.

Propone como ejercicio recordar a diario la conexión con la vida (meditar, pasear, reflexionar, observar, contemplar…). La esencia de este punto: cultivar GRATITUD

  1. Vivir el momento presente.En pleno conflicto es muy fácil enfadarse por el pasado o angustiarse por el futuro. El desafío es hacer lo contrario y permanecer en el momento presente, el único lugar en el que usted tiene el poder de experimentar una satisfacción auténtica y también de mejorar la situación.

Decir sí al pasado (terminar con los resentimientos)

Decir sí al futuro (deshacerte del miedo y confiar)

Decir sí al presente (apreciar el momento, lo que ahora tienes)

  1. Respetar a los demás en cualquier circunstancia.Resulta tentador responder a la descalificación con descalificación, al ataque personal con ataque personal y a la exclusión con exclusión. concentrarte en lo duradero y aceptar lo que suceda. Escucha siempre.
  2. Dar y recibir.Resulta muy fácil caer en la trampa del unos ganan y otros pierden y centrarse únicamente en satisfacer tus necesidades. El desafío más importante es cambiar las reglas del juego hacia un planteamiento en el que todos salen ganando, y para ello se empieza por dar en lugar de recibir.

Tenemos miedo a Ser Grandes.

Propone que limpies tu ventana exterior y dejes que tu «LUZ» brille para los demás. Para ello reflexiona en esta pregunta y su respuesta: ¿Qué te inspira?

Dar para que todos ganen

Dar por placer y realización vital

Dar lo que tienes

______________

Especialmente importante para mí ha sido la reflexión del primer punto.

Cada día procuro pararme y preguntarme una y otra vez (a los 52) ¿Qué es lo que realmente quiero? ¿Qué necesito?

Puede parecer que a determinadas edades las cosas están claras y el barco en el que andamos navegando es el adecuado.

Nada más lejos de la realidad.

Cuando embarcamos inicialmente lo hacemos en el primer barco disponible (condicionado por todas las experiencias pasadas – especialmente afectan el entorno y la genética) y continuamos navegando en el mismo durante toda la vida.

Cuando llega un momento en que nos asomamos por la borda y observamos el océano en que nos encontramos, el continente al que nos dirigimos, el tipo de aves que sobrevuelan el barco…  puede aparecer el drama de cada día: un barco, ya no sin rumbo, sino con el destino equivocado.

Por eso cada día, incluso aunque cada vez más decida hacia donde me dirijo, me pregunto ¿Es esto lo que quiero? ¿Qué quiero realmente?

A veces es una pregunta consciente, otras inconsciente.

Claro que puede que cuando uno se asome por la borda sea demasiado tarde.

Así que te animo a que esta mañana te asomes por la borda, tal vez sea una agradable sorpresa… quién sabe.

Feliz día.

Francisco.

plus40.plus

Autores de plus40

Pedro Andreu y Francisco Lorenzo

Tus comentarios: