Plus 40
Conecta

Pequeños detalles con grandes resultados

En mi trabajo de dar apoyo a esos clientes de más 40 años, que han estado involucrados en una relación sentimental y familiar durante años, y que de repente se vuelven a ver en el “mercado” de la soltería, me corresponde dar algún consejo sobre el tema de su imagen y de los cuidados de la misma.

Entre estos, se encuentra el cuidado de la imagen de las zonas íntimas, ya que suelen estar olvidadas y descuidadas, simplemente por cultura y desconocimiento. Los tiempos han cambiado y el cuidado de la imagen del hombre, se entiende como algo natural y no sólo como una práctica femenina o de tinte gay.

Hoy en día, una mujer espera encontrar un hombre detallista, higiénico y con buen gusto. Los tiempos del “todo vale”, han pasado y las perspectivas que una mujer tiene sobre nosotros, son altas, por lo que en un pequeño-gran detalle, como pueda ser la imagen de tu zona íntima, es un factor importante de cómo esa mujer te está valorando.

En este concepto de cuidado íntimo, te recomendaría dos opciones: Mantener el vello púbico, cortado al 1, si el resto del cuerpo lo mantienes rasurado a esa medida, o bien, depilarlo totalmente, si te gusta no tener vello en tu cuerpo, es decir, piernas y torso.

En cualquiera de los dos casos y sin ninguna excusa al respecto:

¡MANTÉN DEPILADA TU ESPALDA SIEMPRE!

Las mujeres odian el pelo en esa zona. No me preguntes por qué, pero siempre que ha salido el tema con chicas, sobre la imagen que prefieren de un hombre a ese nivel, el 100% de ellas exponen su rechazo al “hombre mosca”, es decir, al hombre con pelo en la espalda.

Te recomiendo que si no tienes pareja que pueda ayudarte a depilar esa zona, eches mano de tu madre, de tu hermano o finalmente, de un centro de estética donde erradiquen ese maldito pelo.

Volviendo al tema de la zona genital, en cualquiera de los dos casos, es decir, dejar algo de vello rasurado o bien dejarlo al cero, siempre y digo siempre, deberías eliminar cualquier vello de la zona del escroto (piel de los testículos). Es una zona donde el pelo nace con un aspecto extraño y que afea esa zona.

Otra de las zonas a ser tratadas, es la zona anal, donde por higiene, el hecho de tener vello puede convertirse en un handicap estético y funcional.

Existen diversos sistemas de depilación para las zonas íntimas, todos ellos con sus pros y sus contras, pero los más utilizados te los defino a continuación:

Depilación a la cera: Doloroso y en mi opinión, no muy saludable. El trauma que se causa por los tirones que se ejerce con la cera, no creo que sea muy bueno. No te lo recomiendo, salvo que tengas tendencias masoquistas.

Depilación con maquinilla eléctrica: Puede ser necesario utilizar una herramienta de este tipo, sobre todo, cuando el pelo está crecido y no permite introducir una cuchilla tradicional. Estas máquinas tienen la doble función para el pelo crecido y para el pelo muy corto, aunque en mi experiencia, su uso en la zona genital es comprometido. Tengo una de esas máquinas y para la zona púbica, prefiero utilizar la cuchilla tradicional.

Depilación con maquinilla tradicional: Es el método por excelencia, ya que permite adaptarte a los rincones de tus genitales, de forma precisa y segura. Requiere de un mantenimiento más continuo que otros métodos, porque al cortar el vello, cuando comienza a salir de nuevo, te conviertes en un hombre con piel de lija del número 3.

Sin embargo, si sigues los pasos que a continuación te indico, acabarás disfrutando de afeitar tu zona íntima y dejarla como el “culito” de un niño:

  1. Comienza recortando al máximo el pelo de la zona, puedes hacerlo con tijeras o una máquina eléctrica para barba; en cuanto se encuentre lo más corto posible, es momento de entrar en la ducha, ya que la depilación no puede hacerse en seco.
  2. Antes de afeitarte, aplica un exfoliante suave excepto en la zona del escroto y el pene para evitar la irritación. El uso de éste, te ayudará a eliminar la piel muerta y dejará una superficie lisa después de afeitar el vello púbico. Debes tener mucho cuidado porque la piel del pene y el escroto es muy sensible. Enjuaga y aplica un aceite suave para facilitar el afeitado del vello.
  3. Para afeitarte el vello genital, puedes hacerlo directamente en la ducha. Con agua caliente, aplica en la zona del pubis la crema de afeitar. Afeita en la dirección del crecimiento del vello para reducir al mínimo los pelos enconados y enjuaga la cuchilla entre pasada y pasada.
  4. El afeitado del escroto puede ser difícil y debe ser ejecutado de manera lenta para evitar las lesiones o cortes. Aplica una ligera capa de crema de afeitar en la zona y con la otra mano, estira la piel con el dedo índice y el pulgar para que esté más tensa. La piel suelta es muy difícil de afeitar, por lo que tensarla será más seguro.
  5. Para rasurar la bolsa testicular, debes estirar la piel como lo haces en el rostro, con cuidado hacia arriba y luego hacia abajo. Lo mismo en la base del pene y alrededores, y debajo de los testículos y hacia el ano.

Como puedes ir observando, desde Plus40.plus vamos a seguir dándote apoyo desde un punto de vista integral y el tema de hoy, aunque parezca un pequeño detalle, te puedo asegurar que puede ofrecer de ti, una imagen diferente y positiva.

Te quiero recordar que este tema y otros que puedas entender como interesantes, los podemos debatir en nuestro grupo privado de Facebook, en el cual, te recomiendo solicites el permiso para poder ser un miembro activo de nuestro proyecto Plus40.

Pedro Andreu.

Autores de plus40

Pedro Andreu y Francisco Lorenzo

Tus comentarios: