Plus 40
Conecta

Una ecuación para el éxito personal

Piers Steel es un científico investigador.

En su libro «Procrastinación» explica que después de analizar cientos de estudios sobre la motivación, se le ocurrió una pequeña ecuación para captar la esencia de ésta.

Resulta un poco abstracto cuando lo leemos por primera vez pero vale la pena estudiarla y usarla como una de nuestras herramientas.

Recomiendo mantenerla a mano y usarla a menudo para analizar donde puede estar disminuyendo tu motivación y cómo mantenerla fuerte.

La ecuación: M = E x V / I x D

Motivación = Expectativa x Valor dividido por la Impulsividad x Demora

(en el original inglés Motivation = Expectancy x Value / Impulsivity x Delay)

Destaca en primer lugar, interpretando la ecuación: Si quieres mantener una motivación a tope, lo mejor es mantener un numerador grande y un denominador pequeño.

En otras palabras, necesitamos aumentar nuestra Expectativa y Valor al conducir nuestra Impulsividad y Demora.

Expectativa. Una palabra incómoda para la confianza. Ya que tienes que creerte que puedes desarrollar tus metas. Tienes que SABER que puedes hacerlo.

Puede que alcances o no tu meta, pero tienes que sentir en tu interior que no sólo es posible sino que piensas que puedes hacerlo. Si no lo sientes así, entonces necesitas simplificar tu objetivo hasta que puedas conseguirlo o aumentar tu confianza para que puedas.

Valor. Si estuviera escribiendo esta ecuación, empezaría por aquí. Antes de preguntarme si realmente creo que puedo tenerlo, debo preguntarme si realmente lo quiero.

Nuestro DESEO necesita ser extremadamente alto. Napoleón Hill lo llamó un «deseo ardiente».

Así que, de nuevo, como casi siempre expongo, me pregunto y lanzo el reto a los demás, te lo lanzo ahora mismo a ti…

¿Qué quieres lograr en tu vida? ¿Qué quieres, de verdad?

¿Es alta tu motivación?

Si no es así, revísala.

¿Persigues algo que realmente quieres?

Y, si es así, ¿REALMENTE crees que puedes tenerlo?

Si no, tanto la ciencia como mi experiencia dicen (¡pruébalo!) que tu motivación será débil.

Ajusta estas dos variables para que estén en su máximo nivel y puedas tener un nivel muy alto de motivación sostenible.

A continuación vamos a estudiar, brevemente, las variables que erosionan la motivación.

Impulsividad. ¿Puedes concentrar tu atención en lo que es más importante? ¿O te encuentras constantemente distraído por la última notificación o alerta de correo electrónico o por cualquier otra distracción?

Cuanto mayor sea tu nivel de impulsividad, menor será su nivel de motivación. Tenemos que ser muy buenos para reducir/eliminar todas las distracciones y hacer el trabajo necesario que nos moverá hacia adelante.

Demora. Otra forma de erosionar nuestra motivación es hacer que la meta sea casi inalcanzable, muy ambiciosa, lejana en el tiempo. Ese retraso no ayuda.

¿Solución?

Crear mini metas.

Que ofrecen la oportunidad de crear una corriente constante de micro victorias. Una forma perfecta de alimentar «el fuego» a medida que las vamos alcanzando día tras día.

Insisto en que esta fórmula puede parecer demasiado abstracta para ser útil, pero, en mi experiencia, es increíblemente poderosa. Cuando disminuye mi motivación, me encanta romper un pedazo de papel y anotar la ecuación buscando maneras de optimizar cada variable para aumentar mi motivación. Funciona.

Resumen rápido: Nuestra motivación siempre aumentará en base a lo entusiasmados que estemos por conseguir algo (Valor) y lo seguros que estemos de que podemos tenerlo (Expectativa). En la medida en que REALMENTE queremos algo y REALMENTE, realmente sabemos que podemos conseguirlo, es más probable que nos pongamos manos a la obra y trabajemos esforzadamente por conseguirlo.

Entonces debemos asegurarnos de no disipar esa motivación al ser distraídos, especialmente por todos esas notificaciones y esas pequeñas distracciones (Impulsividad) y que mantenemos pequeños objetivos a la vista para que siempre estemos progresando (Demora).

Todo esto puede resultar muy poderoso para cualquiera de nosotros. Analiza tu motivación actual en esa ecuación y comprueba los datos resultantes para ver dónde puedes optimizar.

Pero…

En realidad la ecuación debería ser como sigue:

Motivación: ENERGÍA x (Valor x Expectativa / Impulsividad x Demora)

El hecho es, si tu energía FALLA, toda la ecuación se desmorona.

Cuando estás cansado, simplemente no ves el mundo de la misma manera. Literalmente. (¿Sabías que las personas privadas de sueño tienen malos recuerdos por cosas buenas pero buenos recuerdos por cosas malas?)

Por lo tanto, nuestra prioridad Nº 1: optimizar nuestra energía. Si tienes dificultades para levantarte de la cama, vas a tener dificultades para alcanzar tu potencial.

Así que… ¿Qué objetivo concreto vas a empezar para comer/moverte/dormir/respirar/enfocarte mejor y qué asunto en concreto vas a dejar de hacer?

Sin pequeños logros diarios nunca alcanzaremos nada.

Francisco.

Autores de plus40

Pedro Andreu y Francisco Lorenzo

Tus comentarios:

1 comentario
Add Your Reply